Ossanha

 

                                                                                                

Ossanha

 

 

Ossanha es la divinidad de las plantas medicinales y litúrgicas. Su importancia es fundamental ya que ninguna ceremonia puede ser hecha sin su presencia siendo poseedor del àse – axe (el poder), imprescindible a los propósitos de los dioses.

El nombre de la planta, su utilización y la palabra (ofò), cuya fuerza despierta sus poderes son el elemento más importante en el ritual del culto a los dioses Yoruba.

El símbolo de Ossanha es un asta de hierro, que tiene en su extremo superior un pájaro en hierro forjado, el asta, es coronada con otras siete punteras en forma de abanico hacia arriba.

Una historia del Ifá nos enseña como “el pájaro es la representación de Ossain. El es su mensajero, que va a todas partes, vuelve y empolla sobre la cabeza del santo para contarle lo que vio. Ese símbolo del pájaro es bien conocido por las brujas, llamadas Eléyè (propietarias del pájaro-poder).

Cada divinidades tienen sus hierbas y hojas particulares, dotadas de virtudes de acuerdo a la características de cada Orixa.

Lydia Cabrera (etnóloga, investigadora y escritora Cubana) publico una leyenda difundida en Cuba, sobre el reparto de las hojas entre las divinidades.

Hosanna había recibido de Olodumaré, el dios supremo, el secreto de las hierbas.

Estas eran de su propiedad y no compartía su secreto con nadie. Hasta que un día en que Xango se quejo con su mujer (Oiá) señora de los vientos, que solo Ossanha conocía el secreto de las plantas y los demás dioses estaban en el mundo sin una planta. Oyá, levanto su pollera y la agito impetuosamente. Un  viento violento comenzó a soplar.

Ossanha guardaba sus secretos en una calabaza ahuecada que colgaba de una rama en su árbol.

Cuando vio que el viento había arrancado la rama y su calabaza, caído y roto en el suelo comenzó a gritar……….. ¡ewé oh!, ¡ewé oh! (¡OH las hojas! ¡OH las hojas!), y no pudo impedir que los dioses pasaran y tomasen, cada uno de los secretos y los repartiesen entre si.

Los adeptos a Ossanha, llamados Olóòsanyin, son también llamados Oníìsegun (curanderos) en alusión a las virtudes de sus actividades en el dominio de las hojas y plantas medicinales.

Cuando se va a recoger plantas para algún trabajo, se lo debe hacer en estado de pureza, sin haber tenido relaciones sexuales, ni haber bebido la noche presente y durante la madrugada sin dirigirle la palabra a nadie adentrarse en la floresta, dejando una ofrenda de dinero en el lugar donde se recogen esas hojas, encaminarse al local donde se realizara el servicio.

Orixas

 Dioses Yorubás en el Nuevo Mundo y en  África

   

                                                                                                

 

 

 

Copyright © 2006 Babalorixa Jorge de Xàngó Àganjú
Reservado Todos los Derechos